Cambio de ritmo. Comida y gasto

Cambio de ritmo. Comida y gasto

Me molesta lo caro. Y en comida infinitamente más. Me pillo unos cabreos de película de Almodóvar.

Si hace unos años el acceso a las “nuevas tecnologías”, cuando un Nokia de dos líneas de texto era la cumbre de la modernidad,  marcaba una brecha en la sociedad de estar dentro-fuera, rico-pobre, actualizado-arcaico en unos años, no muy lejanos, esa diferencia la marcará la alimentación de las casas y familias.

Ronda en la sociedad la idea de que los productos ecológicos, la venta a granel, no consumir productos procesados, evitar azucares añadidos o el consumo de proximidad es de gente con pasta, hípster, modernos, derrochadores, ilusos, con mucho tiempo libre. Es un ERROR. Es un sesgo cognitivo. No se corresponde con la realidad.  Parece que lo que hace la “gente normal” que vive económicamente justilla, que tiene algún parado en casa, que vive la familia extensa en una misma casa, es ir el fin de semana a comprar ofertas 3×2.  Este es un comportamiento americanizado, no es el consumo tradicional de las casas españolas.

Los hábitos de consumo tradicionales, sostenibles y económicamente ajustados son compras abundantes de productos de calidad, no perecederos, versátiles y fáciles de cocinar de consumo habitual: legumbrespastaarroces

Recuerdo con detalle los kilos de legumbres que compraba mi abuela, somos de Salamanca, y metía en fardeles de tela hechos de camisas viejas o manteles y almacenaba todo el año para ir cocinándolas. La noche que las ponía a remojo nos sentábamos en la mesa de la cocina a seleccionarlas para quitarles las piedrecitas. En su casa siempre había garbanzoslentejas y alubias en fardeles.

Por muchas ofertas muy bien publicitadas que tengan, hace que llenemos el carro de productos nutricionalmente inservibles o dañinos y además caros. Atraen a los consumidores con ofertas espectaculares de precios para que también compres otros productos que no necesita tu alacena, que encarecen la compra final y  lo más importante, les enriquece única y exclusivamente a ellos. Y tú te vas tan contento por haber comprado 24 yogures de sabores y azucarados a mitad de precio, pero con el carro lleno de cereales de desayuno de colores y sabores, croquetas congeladas industriales pero con sello de artesanales, san jacobos, bolsas de basura con olor a lilas, leche superdesnatada y superenriquecida que te da superpoderes, la caja de 5kg cacao instantáneo con el Super Batidor de bolsillo y la Colchoneta Hinchable definitiva, el papel higiénico más aterciopelado del mundo, todo metido en un carro de supermercado que se gira siempre a la izquierda y dando más vueltas que una peonza por los pasillos.

Y vuelves a tu casa y descargas las bolsas del coche y colocas la compra y te das cuenta que no has comprado nada para organizar el menú semanal de tu casa. Y tienes 24 yogures de sabores, un ticket larguísimo y un montón de euros menos en la cartera.

Cambio de ritmo. Comida y gasto

Visita nuestra tienda, encontraras alimentos ecológicos y de primera calidad con precios responsables